¡CIERRA LOS OJOS Y ABRE LA BOCA!


Los ojos y la boca son las partes más sensuales y seductoras del rostro. No en vano, a través de ellos, podemos manifestar nuestras emociones y estados de ánimo.


Tristeza, alegría, cansancio, optimismo o vitalidad  pueden transmitirse  con una mirada o con una sonrisa. Pero también, son  zonas muy delicadas  que precisan  de un cuidado especial. Además, el maquillaje,  que en algunos casos será  correctivo, irá en función de si nuestros ojos están muy juntos o muy separados, si son prominentes o están hundidos , si tenemos ojeras o bolsas o si nuestros labios  no guardan las proporciones adecuadas y debemos modificarlas.

LOS OJOS

Alrededor de los ojos se producen, unas veces por los gestos otras por la edad, unas arruguitas que es necesario tratar a tiempo. Tengamos en cuenta que la piel de los párpados es la más frágil del organismo. Su espesor  es cinco veces más fino que la  del resto de la cara y, además,  está siempre en  movimiento (debido al abrir y cerrar de ojos).También en esta zona la  circulación es más  dificultosa ya que, de cada tres vasos sanguíneos, sólo trabaja uno. Cuando la circulación de retorno es deficiente, los pigmentos presentes en la sangre se acumulan en la dermis y dan a la piel  ese color azulado tan  característico  al que denominamos ojeras.

Para reafirmar los tejidos y suavizar las líneas  del contorno ocular será necesaria la utilización de geles, sueros y ampollas de efecto “lifting” que devolverán la vitalidad y la juventud a nuestros ojos. Además, la piel se volverá más lisa y confortable desapareciendo la sensación  de tirantez e incluso las irritaciones. También aportarán un efecto tensor así como una protección ideal para las agresiones del medio ambiente. Su aplicación es muy sencilla ya que se realiza, con unos ligeros toquecitos con las yemas de los dedos, dos veces al día.

Por lo que respecta al maquillaje debéis tener en  cuenta las siguientes recomendaciones;

Si vuestros ojos están demasiado juntos tenéis que maquillarlos hacia el exterior con un lápiz, o  eyeliner  El color de las sombras para párpados debe ser claro e ir difuminándose  hacia la zona de la nariz. Tenemos también que depilarnos el nacimiento de las cejas para separarlas y crear un efecto óptico. Si, por el contrario, los ojos están demasiado separados  hay que intentar aproximarlos con la utilización de sombras oscuras sobre el párpado superior y no llegando hasta el exterior con el delineador.

 

 

Máscara Bourjois

Glarins antiojera

Las cejas hay que marcarlas hacia  dentro con el fin de acercarlas. Pero si nuestro problema  son los ojos hundidos  lo más recomendable será que apliquemos una sombra muy clara sobre el párpado y subrayemos, con un trazo muy fino, el borde de las pestañas. No es recomendable  utilizar  demasiada máscara de pestañas. Si son saltones realizaremos la operación a la inversa, es decir, perfilándolos por el interior con un lápiz  negro o marrón y utilizando sombras oscuras, que no tengan brillo y que pueden llegar hasta las cejas. Las pestañas deben llevar mucha máscara para alargar el ojo.

Las ojeras  pueden disimularse  con un maquillaje más claro que el del resto del rostro o con “antiojeras” especiales. Para las bolsas aplicaremos una sombra ahumada sobre la parte abultada.

LA BOCA

Las comisuras de los labios son también muy delicadas y están expuestas, no sólo  a infinidad de movimientos que realizamos al hablar, sino también a las agresiones del medio ambiente como el viento, el frío, el sol o la contaminación y el polvo. Si a esto le añadimos la risa y los gestos tenemos como resultado un envejecimiento prematuro de la piel de la zona.

Las nuevas fórmulas de tratamiento nos presentan texturas muy suaves, sedosas al tacto y que se funden con la piel dejando una fina película que la protege de las agresiones externas a la vez que la proporciona una gran elasticidad. Pero, además de cuidar el contorno bucal, podemos modificar, gracias al maquillaje, la forma y el tamaño de nuestros labios. Por ejemplo: si son muy finos debemos intentar agrandarlos aplicando sobre ellos el mismo “fond de teint” que en el resto de la cara. Tenemos que delinear por fuera su borde natural (sin sobrepasarlo demasiado) con un lápiz del mismo color de la barra que utilicemos después y rellenarlos con un pincel. A continuación procederemos a retirar el exceso de grasa con un papel. Terminaremos la operación aplicando polvos compactos que fijarán el tono.

Rojo Armani

Bourjois

Si  son muy gruesos tenemos que delinearlos por el interior y utilizar colores mates que no sean muy llamativos ni tengan demasiado brillo. Si están algo “arrugados” tenemos que estirarlos, con los dedos pulgar e índice, hacia el exterior. La finalidad es la obtener un trazo nítido con el lápiz que no sobrepase su línea natural. A continuación aplicaremos una pintura que no sea muy grasa para que el maquillaje quede muy nítido.

Por último, si son asimétricos tienes que tomar como referencia el lado más perfecto e intentar  igualar la parte más sobresaliente con la parte más delgada. No olvidemos tampoco que si tienen un aspecto reseco tenemos que hidratarlos con cremas y vaselinas especiales y maquillarlos con colores muy brillantes.

RECOMENDAMOS

Vernis a Lévres Vinyl Cream de Yves Saint Laurent

Rouge Laque  y Electric Night de Bourjois

Antiojeras de Clarins

Máscara Volume Reveal Adjustable de BOURJOIS

Monsieur Big de lancôme

Delineador Christian Dior


Mar Barbero de Zubillaga


 

Mar Barbero

<p>Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada Superior en Danza Clásica y Danza Española por el Real Conservatorio, lleva más de 30 años en el mundo de la Comunicación.</p>

Sin comentarios

Deja un comentario