LA PERLA DEL OCÉANO


Un paseo por la Bahía de la Concha en Donostia, es un auténtico placer que puede convertirse en una experiencia única si te detienes en La Perla Centro Talaso


Lo afirmo y lo confirmo porque yo he disfrutado de, como diría la canción “casi una experiencia religiosa”.

El emplazamiento es único pero la atención, la profesionalidad y los tratamientos, no pueden ser mejores.

Cuando entré, no tenía muy claro lo que quería hacerme pero, me dejé asesorar, y opté por el Lifting japonés Evidens, que es un exclusivo ritual facial antiaging. Todo un acierto, las casi dos horas que duró el tratamiento, se me pasaron en un abrir y cerrar de ojos. Exfoliación inicial, masaje energético Kobido, mascarilla reparadora e hidratante….un auténtico placer.

Con la voluptuosidad de una línea de cuidado intensivo (con eficacia probada) como Evidens y las maravillosa manos de la profesional que me hizo el tratamiento, el resultado no podía ser otro. Una piel más luminosa, regenerada, descansada, firme y libre de impurezas. Y si, los beneficios inmediatos me sorprendieron, al cabo de unos días, mi piel estaba todavía mejor!!!

Y por si esto fuera poco, la historia de este precioso centro es muy interesante y merece la pena que os la cuente porque es una joya dentro de otra joya.

La llegada de la reina Isabel II, el año 1845, puso de moda el baño en las playas donostiarras aunque bien es cierto que, desde tiempo atrás, las mismas eran utilizadas por la población como lo prueba el bando municipal que en 1829 hicieron “los alcaldes y jueces ordinarios de esta Ciudad de San Sebastián, por el Rey Nuestro Señor, que Dios guarde, con objeto de evitar los desórdenes que se observan al tiempo de los baños”.

El ambiente de la Belle Epoque llega con la reina María Cristina que establece en la ciudad el centro de veraneo de la Casa Real. Los baños de mar se convierten en un placer  muy refinado para  los veraneantes. Un placer que unía los efectos terapéuticos a la relajación y al bienestar.

Y en La Concha, con el título otorgado de “Playa Real” se inauguraba La Perla, un balneario de madera que sería sustituido en 1912 por el nuevo balneario, señalado por los periódicos de la época como uno de los más hermosos del mundo.

La Perla del Océano aprovecharía sus instalaciones para repartir salud y serenidad.

En octubre de 2008, tras una total rehabilitación y ampliación de sus instalaciones, el complejo abre sus puertas convertido en uno de los mejores centros urbanos de talasoterapia habiendo doblado su superficie y dotado de unas modernas instalaciones y novedosos tratamientos y servicios.

Un lugar único en Europa, donde el agua marina es el medio para conseguir una verdadera terapia de relax y tonificación física. Un lugar donde encontrará la más moderna tecnología en programas físico-deportivos, terapéuticos, anti estrés, de relax, bienestar y belleza.

Más de 5.500 m2 para disfrutar toda la familia, donde salud, bienestar y calidad en el servicio, es lo primordial.

TALASOTERAPIA “FORTALECIMIENTO DEL CUERPO”

Los efectos terapéuticos, preventivos o curativos de las aguas marinas, y en especial de la bahía de La Concha, están científicamente reconocidos.

Los tratamientos con agua de mar mediante aire y chorros a diferentes temperaturas en piscinas tonifican y refuerzan la musculatura y mejoran el riego sanguíneo, consiguiendo globalmente un fortalecimiento del cuerpo y una sensación de bienestar y relax característica de estas terapias.

Para poder beneficiarse de estas propiedades el Circuito de Talasoterapia dispone de una amplia Piscina de Hidroterapia, Piscina de relax con jacuzzis verticales, Jacuzzi panorámico, Zona de contrastes con Sauna y Baño de vapor marino, y Zona de reposo con camillas de infrarrojos, el Laberinto de Sensaciones, con un exclusivo recorrido de 25 metros a través del cual se van recibiendo chorros de mar a diferente temperatura, Camas de agua, Fuente de hielo, Duchas frías de agua de mar, así como una innovadora Piscina Activa que además de chorros de hidroterapia cuenta con Máquinas Cardiovasculares y es destinada al trabajo de acondicionamiento físico en el agua. Además esta piscina ofrece la oportunidad de realizar entrenamientos variados con gran variedad de materiales específicos y niveles. El equipo de profesionales del gimnasio imparte Clases de Aquafitness en esta piscina activa.

Todo ello en un mismo espacio, de libre uso y circulación. El Circuito Talaso de Puesta en Forma es el lugar ideal para aquellas personas que buscan un día de relajación, disminuir sus molestias musculares o conseguir un mantenimiento físico adecuado

La Perla cuenta también con un departamento de Salud y Estética integrado por un amplio equipo de profesionales (médicos, fisioterapeutas, masajistas, esteticistas y especialista en dietética y nutrición) que realizan tratamientos de Talasoterapia y Terapéuticos.

El centro de estética 360º está dotado de la aparatología más puntera para tratamientos de belleza así como los últimos avances en medicina estética que hacen de La Perla un centro de estética de referencia para el cuidado personal.

Sus Tratamientos Estéticos combinan técnicas de belleza, manuales y de talasoterapia, con una aparatología sofisticada, la experiencia de profesionales cualificados y una selección de las mejores firmas en cosmética, consiguiendo así excelentes resultados.

CURIOSIDADES

BANDO DE NORMAS PARA LOS BAÑISTAS EN 1845

  • Que por las mañanas todo hombre que quiera bañarse lo haga desde la bajada del prado o glasis al arenal hasta el puerto o muelle (en nuestros días, la parte comprendida entre la primera rampa de bajada a la Concha y el Club Náutico).
  • Que toda mujer que quiera bañarse lo haga desde la subida de la rampa cara al Antiguo, hacia las peñas (la parte contraria a la destinada a los hombres).
  • Que, por las tardes, puedan los hombres ir a bañarse a este úlitmo punto, y que se prohiba absolutamente a las mujeres el bañarse por las tardes.

De todas formas, y al margen de las disposiciones legales, para la práctica del baño, todo buen bañista debía ser conocedor del siguiente decálogo, si quería que su baño fuera fructífero y que, incluso, no le llegara a causar la muerte.

  • Antes de meterse en el baño es necesario que el cuerpo esté completamente descansado y la piel seca de sudor. Es indispensable no haber comido durante las tres horas anteriores al baño.
  • La inmersión en el baño ha de ser brusca, procurando meter dentro del agua todo el cuerpo de pronto, debiendo, ante todo, mojarse la cabeza, cosa que se practicará con frecuencia, sumergiéndola repentina y completamente, no por grados, pues de este modo se predispone a que se prevengan congestiones graves en el cerebro y pulmones.
  • Es antihigiénico el uso de gorras impermeables que eviten que se moje el pelo.
  • El baño, para que sea tónico no debe durar más de cinco o diez minutos. Las personas robustas pueden soportarlo algo más de tiempo. En todo caso, se saldrá del agua apenas se note el primer escalofrío de la segunda reacción, teniendo en cuenta que al entrar en el agua se produce la primera a los dos minutos y la segunda a los quince. Puede retardarse la aparición de la segunda reacción haciendo ejercicio.

  • La ropa de baño debe ser ligera y ceñida al cuerpo, pues las batas y ceñidores anchos se oponen a la acción del agua y dificultan los movimientos.Al salir del agua se precisa enjuagarse con rapidez, vestirse sin pérdida de tiempo y hacer un ejercicio moderado después del cual se tomará café o alguna bebida aromática y algún alimento fuerte.
  • El baño de mar es conveniente a todos los temperamentos y constituciones y además de ser un excelente medio higiénico, constituye un poderoso agente terapéutico en la curación de  muchas enfermedades.
  • Debe tenerse en cuenta que los baños de mar, en el Norte, son altamente perjudiciales para los linfáticos, anémicos y personas excesivamente débiles, porque la temperatura del agua produce accidentes nerviosos y alteraciones funestas a esa clase de sujetos.
  • Las personas de constitución débil es mejor marchen al Mediterráneo.
  • Las mejores horas para el baño son las de la mañana, antes de que el cuerpo se encuentre cansado. Es recomendable terminar el baño para las diez de la mañana.


Mar Barbero de Zubillaga


 

Mar Barbero

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada Superior en Danza Clásica y Danza Española por el Real Conservatorio, lleva más de 30 años en el mundo de la Comunicación.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.