Un día especial


Con la temporada de bodas, surgen los nervios y las dudas sobre el peinado a elegir. ¿Suelto? ¿Recogido?…


Aunque el día de la boda no es el mejor para arriesgar con peinados nuevos, es importantísimo que el estilista nos haga indicaciones sobre lo que más nos favorece, lo más adecuado para el vestido de novia y también las últimas tendencias.

David Lesur, propietario de los salones David Künzle nos propone las trenzas en todas sus modalidades (sin velo, obviamente) y los socorridos buns, con apliques de flores y plumas. Tanto él como Paul Tudor, responsables de otro de sus centros, optan, además de las trenzas, por los recogidos como tendencia en peinados de novia: “Siempre cuidadosamente deshechos, que es como lucen mejor, o el falso bob ondulado tipo años veinte y también las ondas al agua con el cabello hacia un lado, que suelen aportar mucho glamour” .

La eterna trenza nunca pasa de moda, es un peinado que surge en todas las formas y longitudes (en forma de espigas, deshechas, en corona, planas o abiertas) y para todo tipo de ocasiones, como puede ser una boda: “Es un look imprescindible al que podemos acompañar de accesorios, aunque sólo deshechas de manera magistral ya queda estupendamente, tiene un cierto aire romántico que es perfecto para lucir el día de nuestra boda. De todas formas, aconsejo igualmente una melena ligeramente ondulada y trabajada con tenacillas, otro estilo igual de favorecedor”.

Algo que nunca hay que olvidar si se elige la trenza, es que todo vale: “Es un look imprescindible al que añadir accesorios, con preferencias por horquillas con strass, cristales o diademas” – aclara David Lesur. Sobre los tocados y pamelas para el resto de invitadas, Paul Tudor apuesta por apliques de flores y plumas en bodas de día: “También diademas con apliques de hojas de metal plateadas o doradas y combinados con cristales, aportando un estudiado punto de charme y sofisticación”.

Respecto al bun, un moño tipo bailarina que se puede hacer alto o bajo, Paul Tudor, aconseja no apretarlo demasiado: “Hay que dejarlo un poco suelto, como más salvaje y bohemio, desestructurado y casual, para no aparentar demasiado estricta o estirada. Es una boda, no una entrevista de trabajo”.

¿Habéis tomado nota?…Para un día especial…peinado espectacular.


MBZ Comunicación


 

Mar Barbero

<p>Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada Superior en Danza Clásica y Danza Española por el Real Conservatorio, lleva más de 30 años en el mundo de la Comunicación.</p>

Sin comentarios

Deja un comentario