ARNIDOL SOLIDARIO

API Agencia Prensa Internacional

Elena Furiase, con Arnidol, apoyando a el Padre Ángel y Mensajeros de la Paz.


Arnidol y Mensajeros de la Paz se han comprometido en una colaboración por y para la infancia.

El Padre Ángel recibe la solidaridad de la firma en mejora e incremento de los recursos de La Casita de Mensajeros y La Despensa de San Antón.

La actriz Elena Furiase hizo su primera aparición, tras ser madre por segunda vez, en este acto de la marca dedicada al cuidado de los más pequeños. Líder en farmacias, gracias a su portfolio de referencias especialmente indicadas para aliviar la piel de los más pequeños tras golpes leves o el contacto con insectos, consolida, año tras año, su visión altruista recaudando fondos por una buena causa a través de la venta de todos sus productos, durante cuatro meses, en su red de distribución nacional.

Este año Arnidol aúna fuerzas y esfuerzos con Mensajeros de la Paz para garantizar las necesidades básicas de los más pequeños desde la solidaridad y la tolerancia.

La incesante labor humanitaria del Padre Ángel (luchando contra la desigualdad social desde 1962) ha hecho de la Iglesia de San Antón un referente solidario dentro y fuera de nuestras fronteras. Desde el templo de la madrileña calle Hortaleza y encabezada por el sacerdote asturiano,

Este año Arnidol ha querido formar parte del trabajo social de “La Casita de Mensajeros” y “La Despensa de San Antón”, los lugares de acogida y atención desde los cuales Mensajeros de la Paz asiste a los sectores de la población más desfavorecidos, anteponiendo como prioridad el cuidado, la salud y la alimentación de pequeños en riesgo desde su nacimiento hasta los 12 años de edad.

La preocupación común por la infancia ha propiciado esta colaboración por un futuro digno y sin desigualdad.

Carolina Bail, Product Manager de la marca en la farmacéutica Faes Farma, ha entregado un cheque por 20.000€ al Padre Ángel con el fin de cubrir las máximas necesidades posibles del día a día en estos centros de ayuda de conciliación familiar y laboral de familias en situación de vulnerabilidad.

Una jornada en La Casita de Lavapiés consiste en acompañar y mimar a niños y niñas mientras sus principales cuidadores no pueden estar con y para ellos. El acopio de pañales, leche de formulación, productos farmacéuticos y alimentos frescos es ilimitado en un centro de pedagogía respetuosa para pequeños de 0 a 3 años por la mañana, y de 3 a 12 en horario de tarde durante todos los días del año. Por su parte, la Despensa nació en 2020 como refuerzo al compromiso de Mensajeros de la Paz por las familias en riesgo de pobreza agravada, más si cabe, a raíz de la COVID-19. Desde ella se entregan cestas solidarias de emergencia y acompañamiento a personas excluidas del sistema que, sin este proyecto, no tendrían acceso a ningún recurso.

La actriz Elena Furiase ha sido la cara visible de esta colaboración sumando y aportando su mayor implicación a favor de lo más prioritario del mundo, la infancia.

Mar Barbero

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada Superior en Danza Clásica y Danza Española por el Real Conservatorio, lleva más de 30 años en el mundo de la Comunicación.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: