MEDICINA ANTI- ENVEJECIMIENTO

¿Qué es la edad biológica? ¿Por qué envejecemos? ¿Podemos paralizar el tiempo? ¿Qué es una unidad antienvejecimiento?…

El Dr. Tresguerres, Endocrino y Catedrático de la Facultad Complutense de Madrid, nos responde a estas cuestiones de manera sencilla y fácil de entender.

 

La edad biológica no es otra cosa que la edad real de nuestro cuerpo y no la que figura en el D.N.I. Hay personas que tienen menos edad biológica que cronológica, y viceversa. Debemos saber que no todos los órganos envejecen por igual, por lo que podemos tener huesos biológicamente “viejos”, mientras que nuestra piel o el sistema digestivo permanecen “jóvenes”, o cualquier otra combinación. Las funciones que suelen deteriorarse más son:

  • La cardiovascular (disminución del riego sanguíneo)
  • Las funciones cognitivas (disminución de la memoria y de la capacidad de concentración)
  • El estado de ánimo (apatía y disminución de la capacidad de aprendizaje).
  • La actividad sexual.
  • El sistema respiratorio (fatiga, infecciones frecuentes…).
  • El aparato gastrointestinal (problemas digestivos).
  • El sistema endocrino (cambios hormonales, aumento de peso…).
  • La piel (adelgazamiento de la misma y alteraciones pigmentarias).
  • Los problemas óseos y de articulaciones.
  • La composición corporal (aumento de grasa y disminución de músculo).
  • El sistema inmunitario (disminución de su efectividad).

Conocer la edad biológica es fundamental a la hora de establecer la relación efectiva con las alteraciones de nuestras funciones básicas. Para determinarla se utilizan una serie de marcadores que incluyen pruebas físicas, de composición corporal, inmunológicas y psicológicas.

 

¿Porqué envejecemos?

El proceso de vivir lleva consigo fenómenos de oxidación gradual (radicales libres) que van deteriorando el organismo. Cuando somos jóvenes tenemos una serie de sustancias antioxidantes que limitan el daño celular. Pero, según vamos haciéndonos mayores aumenta la oxidación y la regeneración de los tejidos se va limitando con lo que las funciones del organismo se van deteriorando. Todas las personas a partir de los 35-40 años comienzan el proceso de envejecimiento que puede ser, más o menos rápidos, en función de las formas de vida que adopten. Así, fumar, hacer vida sedentaria o beber demasiado alcohol, puede acelerar el proceso de deterioro. Sin embargo, llevar una alimentación equilibrada, hacer vida sana, realizar ejercicio físico e incluso acudir a algún spa o centro de estética, pueden ayudar a retrasarlo. Tengamos en cuenta que el proceso de envejecimiento no es necesariamente el reflejo de la edad cronológica sino que lo que realmente cuenta es la edad biológica.

Dr. Jesús Tresguerres

Dr. Jesús Tresguerres

El Dr. Jesús Tresguerres es especialista en endocrinología. Lleva trabajando más de tres décadas en los mecanismos de acción de las hormonas y en sus efectos sobre gran variedad de parámetros fisiológicos. Catedrático de la facultad de medicina de la Universidad Complutense de Madrid, tiene un grupo específico de investigación. Además, dirige el laboratorio de Endocrinología Experimental. Miembro de la Real Academia de Medicina, en los últimos años ha aplicado sus conocimientos endocrinológicos a la prevención de los procesos de envejecimiento. Autor de más de 21 libros ha presentado más de 300 ponencias en Congresos Internacionales. Actualmente dirige la unidad antienvejecimiento de la Fundación Tejerina de Madrid.


¿Cómo podemos calcular nuestra edad biológica?

Para hacernos una idea de la edad biológica en su conjunto se hacen tres tipos de pruebas; físicas (parecidas a las de los deportistas y que incluyen una prueba de esfuerzo para evaluar al sistema cardiovascular, respiratorio y músculo esquelético). De laboratorio (incorporan indicadores de estrés oxidativo y de inflamación que están directamente relacionados con el envejecimiento, así como un estudio del sistema inmunitario a las que se han añadido más recientemente estudios genéticos) y psicológicas (determinan el estado de nuestra memoria, la capacidad cognoscitiva, etc)

 

¿Qué factores la determinan?

En la edad biológica interviene tanto la herencia genética como nuestra forma de vida que juega un papel importantísimo ya que actividad física, alimentación y el uso o abuso de actividades tóxicas (tabaco, alcohol….) van a modificar positiva o negativamente el proceso de envejecimiento. En líneas generales se puede decir que a partir de los 30 comienzan a aparecer los primeros síntomas en la piel. Después de los 40 es fácil que empiecen a surgir problemas óseos (osteoporosis) sobre todo en las mujeres que no toman suficiente leche o derivados y si el ejercicio físico es escaso Cuando has cumplido los 50 llega la menopausia y con ella la falta de estrógenos ováricos. Aparecen entonces los sofocos, exceso de sudoración, pequeñas pérdidas de orina y, lo que quizá es más evidente, que la piel pierde mucha agua y se hace más delgada. Repito que estoy hablando en líneas generales.

¿En España hay clínicas que se dediquen a realizar estudios que determinen en que momento del envejecimiento nos encontramos?

Sí, aunque todavía son muy pocas y tienen grandes diferencias de calidad. Hay que tener en cuenta que ésta es una especialidad nueva que requiere muchos conocimientos de bioquímica, fisiología, medicina interna, endocrinología, medicina deportiva, inmunología y psicología. Por ello, son necesarios diferentes equipos facultativos que cubran todos estos aspectos en lo que nosotros denominamos “unidad antienvejecimiento”

 

¿Se puede retrasar el proceso de envejecimiento?

Claro que sí, pero hay que estar dispuesto a cambiar, si fuera necesario, ciertos hábitos dietéticos, incrementar la actividad física   o a tomar ciertas sustancias (hormonas, antioxidantes…) que reduzcan el estrés oxidativo. Éste es realmente el punto de partida para retrasar el proceso de envejecimiento y, en algunos casos, hacer retroactivas al menos parcialmente algunas de las alteraciones ya producidas. También son de gran ayuda los tratamientos que se realizan (a nivel estético) en centro de tratamientos faciales y corporales o Spas. De verdad que prestarle un poco de atención a nuestro cuerpo merece la pena.

___________________________________________________________

 

Protocolo de la Unidad Antienvejecimiento de la Fundación Tejerina.

 

  • Historia clínica detallada seguida de una exploración a la que se le añaden pruebas funcionales de composición corporal y de valoración del estado físico (espirometría, electrocardiograma, fuerza…) estudio de la edad arterial y un análisis psicológico. A esto se une una analítica muy completa que incluye estimaciones de la capacidad inmunitaria y hormonal así como de la situación genética.
  • Explicación y valoración de los resultados en consulta.
  • En función de éstos el paciente recibirá el tratamiento adecuado que incluirá medidas higiénico-dietéticas, una tabla de ejercicios aeróbicos y, de ser necesario, los fármacos oportunos
  • Se pueden añadir asimismo tratamientos de medicina estética.
  • A los seis meses de iniciado el tratamiento se realiza un control que incluye de nuevo las pruebas físicas, psicológicas y analíticas para comprobar resultados y hacer las modificaciones oportunas. Seis meses después de hace otro control y a partir de ese momento se realizan anualmente.

 

Información: 914 474 621

 

Mar Barbero

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada Superior en Danza Clásica y Danza Española por el Real Conservatorio, lleva más de 30 años en el mundo de la Comunicación.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: