CARGA MENTAL

Mar Barbero de Zubillaga

¿Sabes como gestionarla? Desde Petit Bambou, nos dan las claves


“Tengo que prepararme la reunión, escribir el informe y hacer la compra. Que no se me olvide la tutoría del pequeño y, a última hora si me da tiempo, me voy a clase de «spinning» porque llevo tres días diciéndolo y nada”.

Seguro que este monólogo interior lo has dicho más veces de las que te gustaría.

Y es que, tareas, obligaciones y responsabilidades laborales, familiares y personales ocupan a menudo un espacio demasiado grande en la cabeza.

Aunque tradicionalmente se relaciona la carga mental con las mujeres, sobre todo desde la incorporación femenina al ámbito laboral y el hecho habitual de simultanearlo con las responsabilidades de la casa y los hijos, ambos sexos pueden padecerla. Y este peso puede poner en jaque la salud mental.

Belén Colomina, psicóloga, experta en mindfulness y colaboradora de Petit BamBou, explica en qué consiste exactamente:

“Se produce cuando tienes que sostener muchas cosas en la mente, bien porque hay una demanda real del entorno, como cuando tengo que atender muchas gestiones del día a día (trabajo, familia, etc.), bien porque tengo muchas preocupaciones que mantienen mi mente activada todo el tiempo, como cuando aparece un miedo anticipatorio, o cuando tengo pensamientos negativos acerca de mí mismo, de manera que permanezco en estado de alerta”, dice la psicóloga, que también confirma que la situación de crisis económica, la pandemia y los conflictos internacionales actuales han contribuido a aumentar los casos de ansiedad y depresión. “La incertidumbre que vivimos exige tener mejores recursos personales, ya que detona el miedo y es necesario gestionarlo para que no nos sobrepase”.

Muchas veces, el esfuerzo que supone gestionar este peso produce un desgaste mental y también físico que hace que nos encontremos mal, con tendencia bien a la ansiedad, bien a la apatía. Estos son los síntomas más comunes :

  1. Ansiedad. Los síntomas suelen estar más relacionados con la inquietud y la dificultad para parar; puede haber problemas digestivos, alteraciones en el sueño y en el apetito, dolor de cabeza, sensación de alerta constante, rumiación, pensamientos persistentes sobre un mismo tema, tensión muscular y dificultad para concentrarse.
  2. Apatía. Se manifiesta por la falta motivación, todo supone un esfuerzo, desaparece la capacidad de ilusionarse ya que deviene el pensamiento de que “nada bueno va a suceder”. Llega la indefensión aprendida, una falta de contacto con los recursos para afrontarlo. El cuerpo se siente pesado, llega el cansancio y la dificultad para concentrarse, se pierde el apetito.
    Además, existe una predisposición a padecer el problema en mayor o menor medida. En palabras de Belén Colomina, “todos tenemos tendencia a experimentar unas emociones más que otras, es como un patrón medio aprendido, medio heredado genéticamente, en el que vamos configurando cómo interpretamos la realidad y cómo gestionamos las emociones”.

Sus recomendaciones son:

  • Gestiona tu tiempo. “Trata de dedicar un tiempo a cada cosa, de manera que si te descubres pensando en algo que no toca puedas posponerlo para atenderlo luego”.
  • Practica deporte. Ayuda mucho a liberarnos de esa carga en la mente que hemos podido acumular durante el día.
  • Medita. “Entrenar la habilidad mindfulness para permanecer en el presente y aumentar nuestra capacidad de atención nos ayudará a sostenernos en la tarea con la mente calmada. Además, podemos meditar en cualquier contexto”.

La meditación contribuye a tomar distancia de tus propios pensamientos, lo cual te permite cuestionar cuál es la importancia global que puede tener en tu vida, y te ayuda a ajustar la intensidad con la que vives una situación determinada. Es como ver mi vida en conjunto con todas las áreas: familiar, laboral, de salud, etc. y cómo este problema concreto afecta al conjunto”. Ayuda a visualizar que a veces nos quedamos atrapados en un bucle de pensamiento sin que haya una situación realmente mala, y a detectar un pensamiento y dejarlo ir.

“En la medida en la que puedo mantener esa distancia respecto de lo que estoy pensando, puedo gestionarlo mejor sin quedar atrapado en ello y reconocer cuando estoy en un discurso interno negativo, soltarlo y enfocarme en mis objetivos. En definitiva, la meditación contribuye a elegir qué pensamientos atiendo, en qué momento y a dirigir la mente hacia las cosas que realmente son importantes”.

Del 10 al 15 de octubre y con motivo del Día de la Salud Mental, la app de meditación Petit BamBou dará acceso gratuito a los programas de Ansiedad, Estrés, Sueño sereno y Adolescentes.

En total, más de 50 sesiones de meditación para que, quien lo desee, experimente cómo la meditación puede ser un buen recurso (avalado por la ciencia) para cuidar de la salud mental y emocional.

Mar Barbero

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada Superior en Danza Clásica y Danza Española por el Real Conservatorio, lleva más de 30 años en el mundo de la Comunicación.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: