Chanel, de Paris al cielo


En el Grand Palais, dentro del marco de un jardín parisino imaginario a la sombra de la Tour Eiffel, se ha celebrado el desfile Alta Costura Chanel Otoño-Invierno 2017/18.


Todos los detalles estaban minuciosamente estudiados, desde la invitación, una  reproducción del cuadro de Robert Delaunay «La Tour Eiffel», 1926 elegido por Karl Lagerfeld personalmente, hasta la aparición de una novia sublime que clausuraba el desfile.

Sin duda, el diseñador alemán vuelve a conseguir el éxito absoluto.

Homenaje al Paris más emblemático, su colección presenta cortes rigurosos, siluetas con curvas y feminidad exquisita en cada una de las aplicaciones, plumas, perlas y flores, que adornan sus exclusivos diseños.

Mangas globo, grandes volúmenes y trazos arquitectónicos que retornan a sus orígenes pero se engrandecen con la creatividad e ingenio de Karl Lagerfeld.

Los tejidos, twed en todas sus versiones y materiales más ligeros salpicados por pequeños bordados.

Las tonalidades se pasean entre los azules (con todos sus matices), los grises, marrones y alguna pincelada de teja.

Su deseo de innovar con las siluetas se ve reforzado con  el famoso sombrero plano de ala corta de Gabrielle Chanel  y sus depurados y emblemáticos botines.

La aparición de la novia que lucía un traje de cintura alta, aderezado con volantes en  mangas y bajo, y una cola suntuosa pero ligera que flotaba sobre la pasarela, puso el broche de oro a un magnífico desfile en el que participo también la joven modelo española de 17 años Africa Peñalver.


Mar Barbero de Zubillaga


 

Mar Barbero

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada Superior en Danza Clásica y Danza Española por el Real Conservatorio, lleva más de 30 años en el mundo de la Comunicación.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: