GISELLE, ROMANTICISMO EN DANZA


Estreno absoluto en el Teatro de la Zarzuela


La Compañía Nacional de Danza presenta su gran producción Giselle, del 9 al 22 de Diciembre.

Joaquín De Luz, firma la coreografía, dirección escénica y versión musical, esta última junto al maestro Óliver Díaz.

El resto del equipo creativo lo componen el dramaturgo Borja Ortiz de Gondra, la escenógrafa Anay Garay, la diseñadora de vestuario Rosa García Andújar, el iluminador y creador de vídeo Pedro Chamizo y Víctor Tomé diseña el espacio sonoro. En escena 42 bailarines de la CND darán vida a la trágica historia de Giselle en una versión basada en el romanticismo español y en concreto en la figura y obra de Gustavo Adolfo Béquer.

La música en directo correrá a cargo de la ORCAM, Orquesta titular del Teatro de la Zarzuela, dirigida por César Álvarez.

Estrenada en 1841 en la Ópera de París, es una de las piezas más emblemáticas de la danza clásica, tanto por el tratamiento de los ideales románticos como por el empleo de la más refinada técnica teatral del siglo XIX.

En la presentación a la Prensa, los responsables de cada área nos desvelaron las claves de esta gran producción de la CND, que ha supuesto un extraordinario esfuerzo por los difíciles tiempos que vivimos.

Joaquín De Luz presentó también el cuento Giselle, editado por Tres Hermanas e INAEM,con una versión en Braile, y audio guías para que todos podamos disfrutar de esta maravillosa obra.

La autora del cuento es Inés Martín Rodrigo y la ilustradora Raquel Aparicio.

La historia de esta obra, comienza en los valles cercanos al Rin, donde vive Giselle, una campesina de gran belleza y extremada inocencia. Ella desea, ante todo bailar, pero es reprimida constantemente por Berther, su madre, quien teme, debido a su frágil y quebradiza salud que muera doncella antes de su boda, convirtiéndose así para la eternidad en una Willi, (espíritus nocturnos del bosque que matan a los hombres que están en él después de la media noche). Albrecht, duque de Silesia, corteja a Giselle haciéndose pasar por Loys un apuesto aldeano llegado a la vendimia, mientras Hilarión, el guardabosque que está profundamente enamorado de Giselle, sospecha de la identidad y del engaño del forastero…

La corte del príncipe de Courtland, regresando de una cacería, hace un alto en el camino en la casa de Giselle para comer y beber, Bathilde la hija del príncipe y prometida de Albrecht se impresiona por el encanto de Giselle y se hacen confidencias sobre sus amoríos sin saber ninguna de las dos que ambas aman al mismo hombre.

En el pueblo se celebra la fiesta de la vendimia y los jóvenes del pueblo eligen a la reina, honor que recae en Giselle, quien con permiso de su madre baila para todos. Hilarión entre tanto descubre la verdadera identidad de Albrecht, y aprovecha la presencia de la corte y de su prometida Batidle para desenmascararle.

Giselle es sorprendida por el engaño y su inocencia se ve rota por la traición, haciéndola caer en una desesperación que la arrastrará hacia la locura y la muerte.

Todo esto, transcurre en el primer acto en el que, Joaquín de Luz, mantiene un 20% de la versión original. El resto, sorpresa total que nos va a sorprender por su belleza y originalidad.

En el segundo acto

Hilarión acude al bosque para visitar la tumba de su amada y es sorprendido por la media noche y con ella la llegada de las Willis.

Myrtha, su reina, es la encargada de hacer la llamada a las Willis para iniciar así, una noche más, el ritual de la venganza, siendo Hilarión su primera victima. Al oír pasos las Willis desaparecen, es Albrecht que se acerca, siente tanto arrepentimiento que se ha adentrado en el bosque buscando la tumba de Giselle y suplicar su perdón. Giselle se hace visible conmovida por su arrepentimiento e intenta prevenirle para que se marche del bosque, pero ya es tarde y la implacable Myrtha ordena a las Willis atraer a Albrecht hasta su presencia donde haciéndole bailar conseguirán quitarle la vida.

La fuerza del amor que Giselle siente en su interior será la salvación de Albrecht, dándole su aliento y haciéndole resistir vivo hasta la llegada del alba. Con el amanecer las Willis desaparecen, y así Giselle tiene que despedirse de su amado para siempre, Albrecht trata inútilmente de retenerla pero ella tiene que seguir su triste destino envuelta en esa maldición provocada por el engaño y la traición del hombre.

Preciosa historia, maravillosa adaptación y magnífica ejecución de un proyecto, creado en plena pandemia, pero  cargado de esfuerzo, ilusión e impecable “savoir faire”,


Mar Barbero de Zubillaga       Fotos: Alba Muriel


 

Mar Barbero

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada Superior en Danza Clásica y Danza Española por el Real Conservatorio, lleva más de 30 años en el mundo de la Comunicación.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: