ESTER EXPÓSITO, PURA LUZ


¿Quieres tener la luz de esta joven actriz? Las doctoras Mirá-Cueto, te dan las claves


El tratamiento Skinboosters con ácido hialurónico de Galderma logra mejorar la piel, con efecto “iluminador”, y los resultados se empiezan a notar a las 24-48 horas (y duran entre 4-6 meses).

Se trata de un inyectable de ácido hialurónico de laboratorios Galderma que impulsa una mejora de la calidad de la piel, aumentando sus condiciones de elasticidad e hidratación.

La técnica se realiza a través de microinyecciones superficiales a nivel facial (también se pueden realizar en cuello, escote, labios y manos), reforzando las zonas de piel más fina (propensas a arruguita fina) y mejorando su textura e hidratación. Podríamos definirlo como un paso más allá para la piel, ya que aporta redensificación y jugosidad.

Es un tratamiento que puede realizarse a cualquier edad, adaptando pauta y dosis: en pieles jóvenes estaría indicado para mantener una buena hidratación y, según el caso la pauta seria quizás más espaciada. En pieles más maduras y fotoenvejecidas, estaría indicado para ayudar a recuperar la calidad de la piel, estimulando la producción de colágeno y aumentando su hidratación, con más sesiones y mayor dosis.

Aunque no hay reglas fijas y, por supuesto, siempre que esté indicado, es un buen tratamiento para iniciarse en la Medicina Estética en la veintena si la paciente necesita mejorar sus características de hidratación, jugosidad y elasticidad cutáneas: en esas pieles más jóvenes, mejora mucho la hidratación, aportando mayor luminosidad. También, de manera localizada, ayudar a tratar una ojera incipiente o mejorar esa arruguita fina que empieza a molestar.

En pieles más maduras resulta muy idóneo en aquellas con elastosis por excesiva exposición solar, ayudando a contrarrestar ese efecto ‘piel acartonada’, redensificando y recuperando la jugosidad. También es altamente recomendable para personas con situaciones de stress y mala alimentación que influyen en la calidad de su piel. Estas pieles suelen precisar una pauta de mayor frecuencia para conseguir una recuperación evidente, con un mantenimiento cada 4-6 meses aproximadamente.

A cualquier edad y según diagnóstico, una estupenda indicación de Skinboosters son las manos, ya que sufren más agresiones externas y su piel fina y más desprotegida necesita de una hidratación constante y profunda. Es perfecto en manos de piel muy fina con el objetivo de mejorar la calidad y textura de la piel.

El protocolo que siguen en la Clínica Mirá-Cueto, es muy completo y procuran que sea confortable, aplicando una anestesia en crema previa para evitar cualquier molestia y que el tratamiento resulte prácticamente indoloro.

Después del tratamiento, la piel está más jugosa, pero es a la semana cuando el efecto de hidratación, luminosidad y mejoría de la textura de la piel es más notable. En pieles más maduras y fotoenvejecidas, por lo general, se precisan más sesiones para recuperar la piel, siendo necesario un mantenimiento.


Mar Barbero de Zubillaga


 

Mar Barbero

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada Superior en Danza Clásica y Danza Española por el Real Conservatorio, lleva más de 30 años en el mundo de la Comunicación.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: