LA SOPA MÁS CHIC


La sopa de cebolla es un plato sencillo pero exquisito que se convierte en el tentempié favorito de las estrellas de moda durante una semana al año


Y es que ya es una tradición que tras las largas noches de fiesta en la Semana de la Moda de París – que este año empieza el 25 de febrero – se vea a hombres y mujeres con sus elegantes trajes de noche a primera hora de la mañana alrededor de los humeantes cuencos de sopa que sirven en las cafeterías de barrio de todo París. En el restaurante Bendita Locura Coffee & Dreams  la preparan siguiendo la receta tradicional y nos cuentan nos cuentan sus secretos.

La sopa de cebolla es uno de los platos que han dado fama a la cocina tradicional francesa. Elaborada entre las clases más desfavorecidas desde tiempos inmemoriales, hace ya más de un siglo que se convirtió en el desayuno perfecto para los que pasaban la noche en los incontables cabarets de París. Su origen medieval llegó casi intacto al siglo XIX, cuando en las tabernas de los alrededores del mercado de las Halles de París, se decidieron a servirla como tentempié de medianoche. Fue en ese momento también cuando se le añadió el gratinée, que no es más que una buena porción de queso gruyere o emmental gratinado sobre una rebanada de pan blanco.

Tradición adaptada a los nuevos tiempos

En la actualidad esa tradición noctámbula ha sido adoptada por muchos de los que participan en la Semana de la Moda de París, quienes tras una larga noche de fiesta deciden tomar el petit matin a base de sopa de cebolla, lo que les ayuda a retomar fuerzas, entrar en calor y prevenir las resacas. No es extraño encontrarse con hombres de smoking y mujeres con coloridos vestidos de fiesta a las seis o siete de la mañana en algunas de las muchas cafeterías de barrio que salpican París, frente a los característicos cuencos de soupe à l’oignon.

Es un plato muy rico, reconfortante pero no excesivamente pesado y es sobre todo, el entrante ideal para combatir el frío y recuperar fuerzas” – nos comenta David Monzón.

Y es que se trata de una receta sencilla pero que lleva su tiempo de elaboración porque como matiza David: “para que quede rica hay que dejar que la cebolla caramelice y se vaya tostando junto a la mantequilla, para luego añadir el caldo y antes de servir, colocar el pan con el queso y poner en el horno a gratinar”.

RICA, RICA…. PARA CHUPARSE LOS DEDOS


API Agencia Prensa Internacional


 

 

Mar Barbero

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada Superior en Danza Clásica y Danza Española por el Real Conservatorio, lleva más de 30 años en el mundo de la Comunicación.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: