LAVANDA BLANCA

Mar Barbero de Zubillaga

¿Nos ayudas a salvarla?


Una nueva gama simboliza la labor de L´OCCITANE para proteger la lavanda de Provenza, amenazada por el cambio climático. Su cultivo forma parte de un programa agrícola pionero que la firma inició en 2012.

Intercalada entre las míticas hileras de lavanda azul, esta hibridación -producto de 7 años de investigación- vuelve más resistente a su compañera.

Los emblemáticos campos azules de lavanda de Provenza estarán en adelante salpicados de blanco y serán la prueba visible del trabajo que L´OCCITANE lleva a cabo para proteger la biodiversidad.

La lavanda de Provenza está amenazada. Desde hace años, hace frente a condiciones similares a la sequía y es atacada por la cicadella, un insecto portador de enfermedades que prospera en ambientes secos.

La disminución de la lavanda en Provenza es un fenómeno alarmante.

Desde 2012, la firma francesa apoya a institutos de investigación franceses con fondos y a través de su equipo de agrónomos para dar con nuevas técnicas para preservar la planta.

El cultivo de una nueva hibridación, la Lavanda Blanca, se ha revelado como el gran hallazgo para preservar la identidad genética de la lavanda azul. Y es que la convivencia entre ambas las vuelve más resistentes al cambio climático y a los insectos portadores de enfermedades.

En 2016 L´OCCITANE ponía los cimientos, en colaboración con actores locales, de un programa pionero para introducir nuevas variedades en los campos de lavanda. El objetivo: enriquecer la diversidad genética de la tierra para aumentar la resiliencia de la lavanda y evitar así su decadencia. El cultivo de lavanda blanca forma parte de este programa.

El tantas veces retratado paisaje azul deja paso a uno salpicado de motas blancas que es símbolo de la diversidad y de la abundancia biológica de Provenza.

Esta es una de las iniciativas de conservación en las que trabaja el Departamento de Sostenibilidad & Biodiversidad de la firma a través de la Lavender Endowment Fund, y directamente en colaboración con nuestros productores, que son parte de la asociación sin ánimo de lucro Agroécologie et Commerce Équitable. pero no la única.

Producto del trabajo de estos organismos es otra iniciativa que se ha revelado como un gran apoyo para la lavanda. Se trata de intercalar, entre las hileras de lavanda, trigo y espelta, que ayudan a regular la temperatura del suelo y crean barreras naturales para proteger a la lavanda de las plagas.

En 2021, un total de 180 hectáreas de lavanda fueron sembradas con lo que se ha dado en llamar «cobertura vegetal».

Y ahora, se presenta el aroma de la lavanda blanca en una edición limitada.

La gama Lavanda Blanca se compone de Eau de Toilette, Gel de Ducha, Crema de Manos, Leche de Cuerpo y Perfume en Gel. Todos ellos incorporan un perfume más ligero y delicado que el de la lavanda azul pero igual de inspirador.

Y es que, La lavanda blanca es pura Provenza y nos recuerda a un despertar bañado por la brisa veraniega, a unas sábanas limpias y a frescura y libertad sin límites.

¡Protejamos y disfrutemos de la Lavanda Blanca!

Mar Barbero

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada Superior en Danza Clásica y Danza Española por el Real Conservatorio, lleva más de 30 años en el mundo de la Comunicación.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: