PRIMAVERA CHESKA


El icónico salón madrileño, presenta sus propuestas para esta temporada, con líneas puras, looks naturales y cortes que se mantienen solos


Toda la colección respira un aire muy Cheska!

Romántico, bucólico, con peinados, cortes y estilos muy especiales.

Son súper cómodos y  casi no necesitan peinarse porque  se mantienen solos.Me apetecía proponer una primavera y un verano muy fáciles, con cortes y colores súper bonitos, cabellos brillantes, sencillos, y que no requieran trabajarlos mucho a diario, todo lo contrario: que con el corte lo tengas todo hecho, algo que nos define totalmente”, explica María Baras, Directora Creativa de la firma.

La colección se compone de seis propuestas, muy diferentes entre sí, pero que tienen varios nexos de unión: por un lado, las líneas puras, los cortes aparentemente sencillos aunque muy estudiados, en los que volumen, flequillo y capas son los absolutos protagonistas. A nivel cromático las propuestas son muy variadas, desde los rubios más fríos o el rubio melocotón al bronde caramelo, pasando por los tonos avellanas y chocomiel; pero en todas ellas hay un denominador común: la luz, que realza todos los rostros y tipos de cabello, y el movimiento.

Pixie bitonal

 “Es un corte que se adapta mucho a la textura del cabello, y que es geometría pura, en la sencillez y en el diseño están su gracia”, afirma María Baras. “Es perfecto para estilizar el cuello, y se combina con una patilla muy definida y un flequillo largo, que se puede llevar tanto en liso como texturizado, bien trabajándolo o dejándolo secar al aire, puesto que está muy estudiado, muy diseñado para la textura del cabello. Si hay que descargar volumen, se descarga, y si el cabello es fino buscamos volumen”, añade.

En este corte, la patilla y la nuca se dejan más cortas para conseguir un efecto de cuello estilizado. El color es un rubio mantequilla, muy frío, que combina la pureza del tono con los contrastes de la nuca y la patilla en oscuro, y juega con el claroscuro para crear relieve y un efecto tres dimensiones.

Melena midi mil capas

Como nos explica María Baras, “las capas están de total actualidad, y en este corte las interpretamos con un punto shaggy que reinventa los looks de los 80 y los 90 en clave de modernidad. Esta melena midi, que se acompaña con el flequillo de moda, que se abre y cae hacia el pómulo aportando un aire muy sexy, es ideal para quien busca probar algo diferente y darle un punto más despeinado, fresco y muy natural a su look”. Se trata de un corte con mucha capa y muchísimo movimiento, que hace un guiño a los cortes de décadas pasadas y que marca, a base de capas, los rasgos faciales como el pómulo o la boca.

El tono es un bronde caramelo, un rubio oscuro o castaño claro con muchos matices que resulta perfecto para iluminar las pieles claras y que realza fantásticamente las bases castañas, pues les da mucha luz sin necesidad de meter un rubio muy llamativo.

Curly shaggy

Es un corte muy versátil que se puede llevar con un punto más afro, o bien con una onda más abierta, dejando libre la textura y los rizos al aire. “En cada colección, especialmente en verano, me gusta incluir un look rizado, que este año se acompaña de mucho volumen y muchas capas. Quería hacerle un guiño al rizo, con capas de patilla corta, nuca larga y un gran flequillo”, explica María Baras. En este caso, a nivel de color, hemos jugado con reflejos 3D en un castaño natural, combinando tonos avellanas y chocomiel y dejando la base castaña. Es un color perfecto para morenas que no quieren perder su identidad pero sí aportar luz, pues es cierto que el pelo castaño o moreno tiende a ser muy plano, pero con este trabajo de color conseguimos un efecto tridimensional, un contraste que logramos con técnicas como el balayage, mezclando diferentes tonos. Gracias a las capas, se obtiene un aire muy moderno, y que aporta estilo todos los días: “nada más levantarte, agitas tus rizos y ya tienes el look, porque los volúmenes están muy trabajados con el corte para lograr este efecto”, asegura María Baras.

Melena peach blonde

Esta melena, más larga, tiene un flequillo muy marcado y abierto que enmarca el rostro y realza las facciones, inspiración shaggy y mucho volumen, y en ella, el plato fuerte es el color, que María Baras describe como “un tono rubio melocotón, perfecto para las pieles claras, a las que aporta mucha luz, que está entre el rubio dorado y el cobrizo muy claro, muy diferente y que ilumina el rostro como por arte de magia”. Combinando el color con este corte conseguimos un aspecto muy natural y juvenil, que resulta súper favorecedor y apetecible de cara a la temporada de buen tiempo.

Pixie de inspiración 80’s

Es un corte ultra versátil, que se inspira y versiona el mullet tan característico de los años 80, que deja la nuca más larga y da muchísimo juego a la hora de lucir diferentes estilos: se puede peinar hacia abajo para un aire más chic con un toque muy parisino, despeinar y moldear con cera para conseguir un aspecto súper rockero… El flequillo se abre a hebras, no es un flequillo sólido, sino que tiene mucho movimiento y textura.

Long bob con capas invisibles

Este corte, ideal para el verano, esta formado por capas invisibles que texturizan muchísimo el pelo, especialmente en los cabellos finos y ondulados, y que aportan mucha armonía y realzan el corte bob en su versión más larga, que esta temporada sigue siendo un básico, como apunta María Baras. A nivel de color, conseguimos un degradé con aires surferos a base de un trabajo de coloración con raíz fundida con babylights y su propio tono natural, para que la raíz se vea iluminada pero natural al mismo tiempo, y cargamos de balayage los medios y puntas para conseguir ese aspecto veraniego,  californiano, muy surfero. Al mismo tiempo realizamos un trabajo muy sutil de contouring en el rostro con un rubio más beige, achampanado.

Y para lucir un cabello sano, bonito y radiante, además de llevar un corte y un color impecables es fundamental mantenerlo perfectamente cuidado y nutrido. Para ello, y de cara a esta temporada, desde Cheska recomiendan un tratamiento en salón que no solo prepara el cabello para el verano, sino que lo mantiene protegido de los daños causados por este y aporta un brillo espectacular: el tratamiento de proteínas y aminoácidos, que hidrata y nutre en profundidad a base de un combinado de múltiples queratinas vegetales, diferentes aminoácidos y proteínas que se introducen en el cabello mediante una técnica de última generación, rellenando la estructura capilar al instante.

¡Qué la Primavera se te suba a la cabeza con Cheska!


Mar Barbero de Zubillaga /Imágenes: Erea Azurmendi / Producción: Salón Cheska / Estilismo: Verónica Suárez y Jorge Gilarranz


 

Mar Barbero

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada Superior en Danza Clásica y Danza Española por el Real Conservatorio, lleva más de 30 años en el mundo de la Comunicación.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: