VIGILABEBÉS SIN RADIACIONES

Mar Barbero de Zubillaga

Protege a tu bebé en 10 pasos


¿Sabes que la OMS y la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) ha clasificado los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como posibles carcinógenos para los seres humanos?

Es cierto que las radiaciones que emite un vigilabebés son más bajas que las de un microondas, pero el estudio realizado por la Agencia de Protección Sanitaria del Reino Unido asegura que las ondas que emiten los equipos inalámbricos pueden ser perjudiciales para el desarrollo de los más pequeños.

Los expertos indican que, al estar el bebé en pleno desarrollo, su cuerpo absorbe hasta un 60% más de ondas nocivas que un adulto, entre otros motivos porque su corteza cerebral es permeable.

Teniendo esto en cuenta, a la hora de elegir algún dispositivo vigilabebés, tu prioridad debería ser su seguridad, y siempre, sea cual sea el que elijas, ponerlo lo más alejado posible del pequeño porque, en mayor o menor medida, todos emiten radiación.

Los campos electromagnéticos están presentes en la naturaleza. Se generan, entre otras cosas, por los polos terrestres, así que no podemos desconectarlos.

A lo largo de la historia de la humanidad, nuestro cuerpo se ha ido adaptado a estos campos electromagnéticos naturales.

Pero la revolución tecnológica que se viene produciendo desde mediados del siglo XX, ha sumado a nuestra exposición a los campos electromagnéticos naturales, todos los campos electromagnéticos originados por corrientes eléctricas y ondas de radio de diferente frecuencia e intensidad que los avances tecnológicos han traído a nuestras vidas.

Y sin duda en este momento, con la llegada de la nueva tecnología de telefonía móvil 5G las frecuencias y modulación con mayor amplitud de onda y emitiendo los datos a ráfagas rápidas harán que estemos más expuestos aún.

La sensibilidad a estas radiaciones es un problema emergente de salud que nos afecta a todos, pero hay grupos a los que hay que proteger especialmente, como a las mujeres embarazadas y los niños. 

En este nuevo contexto están apareciendo patologías nuevas relacionadas con las radiaciones como la hipersensibilidad electromagnética. Una enfermedad grave, que ya afecta a unos 13 millones de europeos, y que en muchos casos genera incapacidad permanente además de una enorme complicación vital, pues estas personas no toleran estas radiaciones, lo que les obliga a vivir en lugares alejados de la “civilización” o en burbujas aislantes. 

Pero ¿Qué vigilabebés son más seguros?

Si decides que es un elemento necesario o importante para ti, y partiendo de la base de que todos los conocidos emiten radiaciones en mayor o menor medida, y con independencia de la marca o modelo que te guste, las recomendaciones para que tengas en cuenta a la hora de tu elección son:

  • Cuanto más sencillo mejor, sin cámara, para que los datos que deba emitir sean los menos posible.

En este sentido, y si decides que tenga cámara, ten en cuenta otras cuestiones como la seguridad anti hackeo con la que cuenten si tienen conexión a internet, ya que se han dado casos en los que han sido hackeados por perturbados que pueden ver y hablar a nuestro bebé.

  • Busca que tenga modo stand by sin radiación, o bajas emisiones, de forma que se desconecte siempre que el bebé esté en silencio o sin moverse. 

Ten en cuenta que, aunque elijas un modelo que tenga esta característica, aún en el modo stand by, eco, o como lo haya denominado cada fabricante, el equipo sigue emitiendo, pero al menos así tendrás periodos de una radiación menor del aparato al bebé.

Y recuerda situarlo siempre lo más lejos posible de tu pequeño.

Claves para conseguir un hogar sin radiaciones  

Como hemos visto, es importante evitar las radiaciones, para nosotros y sin duda para los más pequeños.

Es cierto que estamos continuamente expuestos, pero si quieres bajar la radiación en tu hogar para proteger a toda tu familia, te cuento unas sencillísimas claves:

  • Instalación eléctrica en el cabecero. Chequea si tras el cabecero del bebé (y de la tuya) pasa una instalación eléctrica, si es así, separa la cunita o cama unos 10-20 cms.
  • Modo avión. Cuando le dejes un móvil a un menor de 15 años para ver una película o dibujos, hazlo siempre en modo avión.
  • Aleja tu móvil de tu cuerpo. Tal como aconsejan los propios fabricantes, lleva el móvil entre 5 y 22 mm del cuerpo, y el ordenador portátil al menos a 21 cm. Nunca cerca de órganos reproductores o en el sujetador.
  • Cuando estés hablando a través del móvil, hazlo siempre que te sea posible a través del altavoz del propio teléfono, evitando de este modo tener tu cabeza pegada al dispositivo.
  • Evita el wifi. Siempre que puedas utiliza conexiones cableadas. En casa utiliza todo por cable, evitarás un montón de exposición a las radiaciones del wifi.
  • Desconecta el wifi cada noche. Este ejercicio te llevará tan solo 10 segundos y conseguirás un hogar sin radiaciones, y un descanso mucho más reparador.
  • Siempre que tengas a tu bebé en brazosno utilices móvil o dispositivos con wifi.
  • Televisión, siempre por cable: como explica el experto y profesor de la Universitat Oberta de Catalunya, José Antonio Morán, los programas o dibujos que veamos en las televisiones inteligentes o en los ordenadores, siempre por cable, ya que de esa forma anulamos totalmente la llegada de radiación.
Mar Barbero

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada Superior en Danza Clásica y Danza Española por el Real Conservatorio, lleva más de 30 años en el mundo de la Comunicación.

Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: